Mantén el equilibrio mientras alcanzas tus objetivos

Cuántas veces en nuestra carrera por alcanzar nuestros objetivos nos olvidamos de lo que es importante, de eso que nos va a dar las fuerzas para mantenernos en la lucha. En este artículo, quiero hablar sobre todas esas cosas que son muy importantes en nuestra vida y que, además, son las que dan el equilibrio a nuestra vida. En el libro los 7 Habitos de la Gente Altamente Efectiva, Stephen Covey menciona que hay cuatro dimensiones que son muy importantes que debemos atender:

  • Física: A veces olvidamos que la herramienta que nos permitirá lograr nuestros objetivos es nuestro cuerpo. De ahí, la importancia de cuidarlo y disciplinarlo. Mediante el ejercicio diario, una adecuada alimentación, un sueño reparador y un buen control del estrés.

  • Espiritual: Es nuestro núcleo, nuestro centro y tiene que ver con nuestros valores y nuestro propósito; y el compromiso que nosotros tenemos con estos. Cuando dedicamos tiempo a sumergirnos en el centro de nuestras vidas, en lo que la vida es en última instancia, ese centro se despliega como un paraguas y cubre todo lo demás, nos renueva, nos refresca; sobre todo si volvemos a comprometernos con él. Recordemos que las mayores batallas y nuestros mejores triunfos se dan en lo profundo de nuestra alma.

  • Mental: Al igual que nuestro cuerpo, nuestra mente, también, necesita ser cuidada. Esto implica alimentarnos con lectura, videos, programas que nos hagan mejores. Por eso, aunque estemos simplemente divirtiéndonos, debemos cuidar que la información que permitimos ingresar a nuestra mente, no se opongan a nuestro objetivo ni mucho menos a nuestros valores. Elegir la información adecuada alimenta nuestra fe y nuestras posibilidades de alcanzar nuestros objetivos.

  • Emocional social: Nuestra dimensión social y emocional están ligadas entre sí nuestra vida emocional se desarrolla (primordial pero no exclusivamente) a partir de nuestras relaciones con otros y también se manifiesta en nuestra interacción con los demás. Esta dimensión a su vez está fuertemente vinculada a nuestro sentido de seguridad, en otras palabras, qué es lo que nosotros pensamos de nosotros mismos. Hay muchos que dicen que la seguridad personal puede cambiar con el solo hecho de de cambiar de actitud, con repetir ciertas frases; pero eso no ha sido así para mí y ni para la mayoría de personas con las que hable sobre esto. En mi opinión, la seguridad viene cuando actúas en coherencia con tus principios y con tus valores. Y se manifiesta y reafirma en: relaciones mutuamente beneficiosas, en la ayuda a otros, por lo que el trabajo se vuelve una fuente de seguridad cuando nos permite crear y contribuir.

Puede que otros autores mencionen estos cuatro aspectos de diferentes formas, pero es importante que tengamos en cuenta que para mantener un equilibrio en nuestra vida hay que trabajar cada uno de estos aspectos, el descuido en cualquiera de estas áreas va a terminar afectando a las restantes.


Entradas destacadas
Entradas recientes
Archivo
Buscar por tags
No hay tags aún.
Síguenos
  • Facebook Basic Square
  • Twitter Basic Square
  • Google+ Basic Square